LA ESCOLIOSIS

Home / LA ESCOLIOSIS
Escoliosis
Escoliosis

LA ESCOLIOSIS

La columna vertebral de todos los seres humanos tiene curvas naturales.

El significado funcional de las curvas de la columna vertebral responde a un proceso de adaptación del raquis a las exigencias mecánicas creadas por el mantenimiento de la postura bípeda (apoyo en dos extremidades).

Salvo las curvas atribuibles a malas posturas, otras curvas no pueden ser corregidas simplemente por ponerse más derecho.

La presencia de una curva hacia los lados en el plano coronal o frontal se llama escoliosis. En una radiografía, la columna de una persona con escoliosis se parece más a una “C” o una “S” en lugar de a una línea recta, que sería lo normal. Además, las vértebras de una columna escoliótica tienen una rotación, haciendo que la cintura o los hombros tengan una altura desigual.

En más del 80% de los casos, no se halla una causa específica de la escoliosis. Tales casos se denominan idiopáticos, lo que significa que la causa no es conocida. Esto es particularmente cierto en el tipo de escoliosis observado en adolescentes. Existen condiciones conocidas que causan deformidades de la columna vertebral, como pueden ser: anomalías congénitas vertebrales, enfermedades neurológicos, alteraciones genéticas o sindrómicas y una multitud de otras causas, como tumores o traumatismos.

La escoliosis no ocurre por levantar objetos pesados, por practicar algunos deportes, por malas posturas al estar durmiendo o de pie.

La determinación de si tiene o no escoliosis es mejor que la realice un médico especialista, quien examinará su espalda. El examen se hace en posición de pie, desde atrás observando la curva de la columna, la asimetría de los hombros, la asimetría de la línea de la cintura y el cambio de su tronco. Posteriormente, se realizará el test de Adams, en el cual el paciente se inclinará hacia delante con el fin de observar el componente rotacional de la escoliosis en la parte superior de la columna (prominencia de las costillas) o en la parte inferior (prominencia del flanco o de la cintura).

Después del examen físico, le solicitarán usualmente radiografías completas de la columna vertebral para ver la columna enteramente desde el cuello hasta la pelvis, tanto de frente como de perfil. Si la escoliosis está presente, se medirán las radiografías y le comunicará el valor numérico, en grados angulares, que definen a la escoliosis.

Dependiendo del grado de la curva escoliótica existen distintas posibilidades de tratamiento:

La observación está indicada para curvas que tienen un grado menor de escoliosis cuando la columna está en crecimiento o para curvas moderadas si tiene el crecimiento completado.

Los corsés son para curvas entre 20 a 40 grados en pacientes en crecimiento para prevenir la futura progresión de la curva mientras la columna permanece en crecimiento.

El tratamiento quirúrgico está reservado para curvas mayores de 45°. El objetivo es obtener la corrección de la curva y prevenir la progresión. Esto se logra generalmente colocando implantes metálicos (tornillos o ganchos de titanio) dentro de la columna, los cuales son acoplados a barras que corrigen la curva vertebral y la mantienen en correcta posición hasta que ocurre la fusión vertebral, es decir que los elementos (vértebras) de la columna quedan fusionados entre sí.